La mirada arrebatada

por photodisea

Todos los días, después de despertarme, me miro a los ojos para sonreír ante un espejo y darme la terapia necesaria para sentirme ligera de compromisos. No siempre me da resultado este cocowash. En adversas circunstancias la mirada se endurece.